lunes, 31 de julio de 2017

Los siete modelos de flipped classroom: ¿Con cuál te quedas?

Fuente: theflippedclassroom

El modelo flipped classroom siempre se ha caracterizado por su flexibilidad y versatilidad a la hora de diseñar actividades o tareas con las que pretendemos que nuestros alumnos desarrollen habilidades o destrezas cognitivas de orden superior. Estamos hablando de cambiar la cultura de aula, la cultura de escuela y para ello es necesario un cambio de enfoque, de lentes con las que poder entender mejor el entorno educativo que nos rodea. No obstante, no podemos lanzarnos al vacío a pesar de tener el convencimiento y la predisposición a dicho cambio. Al generar nuevos espacios de aprendizaje debemos cambiar también nuestras actuaciones en el aula. Y es ahí donde nos encontramos con el elemento más importante del modelo: ¿qué hacemos dentro del aula? Se antoja como primordial una formación específica para poder encuadrar el flipped classroom en nuestra metodología de un modo correcto y apropiado.
Tras leer este artículo basado en este otro se vuelve a demostrar con ejemplos concretos y de aula las distintas y variadas formas de poder desarrollar el modelo flipped classroom en nuestras clases. En ellos se recogen siete posibles aplicaciones de la clase inversa que ascienden en modo de complejidad al entrar en escena el desarrollo de competencias más elevadas en los procesos tanto de enseñanza como de aprendizaje. Los tenéis reflejados en este diagrama, con el que pretendo que tengáis una visión general e inmediata de dicha clasificación. Y tú, ¿con cuál te quedas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario